20/10/2014

Argentina

Argentina concede refugio a un joven ruso víctima de homofobía en su país

El beneficiado decidió dejar su país por la violencia de la que era objeto por ser gay. Argentina reconoce la discriminación sexual como causa para conceder el carácter de refugiado.

Argentina le permitirá establecerse en su territorio en calidad de refugiado a un joven homosexual ruso que había solicitado el beneficio al decidir abandonar su país natal debido a las permanentes persecusiones y expresiones de discriminación de las que era objeto allí.


La Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) celebró la iniciativa y aclaró que por razones de privacidad se denominará "Gene" al reciente refugiado, quien había hecho el pedido en 2013.

 

Gene había decidido dejar su país por el constante acoso, la violencia y la discriminación que recibía. Ante esta situación, acudió a la FALGBT en busca de ayuda respecto de su situación migratoria.

Tras evaluar su caso, la CONARE decidió reconocerle la "condición de refugiado" en los términos de la Ley 26.165 y la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados.

Lo cierto es que la Argentina es pionera en materia de reconocer la discriminación motivada en la orientación sexual o la identidad de género entre los criterios que habilitan el reconocimiento de la condición de refugiado o refugiada, en consonancia con las recomendaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

En el informe de la secretaría ejecutiva de la CONARE se deja en claro que el motivo por el cual Gene debió dejar su país fueron la violencia, la discriminación y la inseguridad sufridas bajo pretexto de su orientación sexual.

Además, el informe destaca que en Rusia existe una situación generalizada de violencia contra personas LGBT —para lo cual se basa en documentación aportada por órganos de las Naciones Unidas y por diversas organizaciones internacionales de diversidad sexual y derechos humanos—, y especialmente en el hecho de que el accionar de las fuerzas de seguridad al menos "tolera" dicha violencia.

En este sentido, cabe destacar que tanto Gene como otras personas que pidieron refugio en la Argentina insisten en que la policía no toma las denuncias por violencia o amenazas a personas LGBT ni ofrece tampoco alguna forma de protección.

A todo eso, se suman la ley contra la "propaganda de las relaciones no tradicionales", sancionada el año pasado por el parlamento ruso y otras iniciativas legislativas que no sólo implican un riesgo cierto de sanción estatal para las personas LGBT, sino que también han incrementando notablemente el nivel de violencia y estigma en los discursos de funcionarias y funcionarios públicos y periodistas. Todas estas cuestiones fueron tenidas en cuenta en el informe de la Secretaría Ejecutiva de la CONARE y llevaron a la decisión de otorgar la condición de refugiado a Gene.

El presidente de la FALGBT, Esteban Paulón, remarcó que es "una gran alegría y tranquilidad saber que la Argentina, coherente con sus políticas de promoción de los derechos del colectivo LGBT hacia el interior de su país y también en ámbitos internacionales, haya decidido otorgar a Gene el estatus de refugiado".

Asimismo, dijo que Gene "está muy contento y aliviado con la resolución, y ya planea pedir la ciudadanía argentina cuando el plazo de dos años que establece la constitución esté cumplido". "Sin dudas, la diferencia entre vivir en una sociedad que persigue a la diversidad sexual y un Estado que es cómplice y vivir en un país cada día más igualitario con un Estado que protege los derechos de todas y todos es decisiva a la hora de elegir el plan de vida", agregó.

Para finalizar expresó que "desde la FALGBT queremos reconocer la tarea que realiza la CONARE y esperamos que este importante precedente permita también resolver rápidamente otros casos de personas LGBT de Rusia que esperan se les reconozca su condición de refugiadas".

 

Fuente: minutouno.com


Recomienda esta nota: