29/03/2017

Argentina

El Gobierno no apoya la marcha del 1 de abril, pero tampoco la impedirá

Desde la Casa Rosada se despegaron de la movilización, aunque aseguran que Macri no la desautorizará públicamente.
Ampliar (1 fotos)

Mauricio Macri, presidente de la Nación.

Luego de un marzo caliente, que estuvo marcado por una seguidilla de marchas multitudinarias con una marcada impronta opositora, simpatizantes autoconvocados de Cambiemos iniciaron una campaña en redes sociales para movilizarse el 1 de abril a favor del presidente Mauricio Macri y para "apoyar la democracia"

Desde el Gobierno se despegaron de la movilización: todos los funcionarios dicen y dirán que no será respaldada ni promocionada por la Casa Rosada. Sin embargo, el presidente no la va a desautorizar públicamente, por respeto a los seguidores de Cambiemos quieren autoconvocarse.

"La respuesta es que no la vamos a frenar, ni a impedir, pero no es una marcha convocada ni promocionada por el Gobierno", dijo un funcionario de la Casa Rosada al diario La Nación. "Si la gente quiere salir a apoyar nos parece valedero y valioso, porque estamos en democracia y cada uno puede expresarse como quiera", completó.

Por otra parte, un alto funcionario de la Casa Rosada aseguró que "el Gobierno no quiere discutir sobre quien gana la calle o quien deja de ocuparla, eso es parte de una política vieja del peronismo que Macri y Cambiemos quieren cambiar".

"Nunca estuvo en nuestra agenda ganar la calle", dijo un hombre vinculado al jefe del Gabinete, Marcos Peña. "Nosotros ganamos las elecciones con otro discurso. Que cada uno haga lo que quiera, esa es la postura del Gobierno", señalan desde Casa Rosada.

No obstante, aseguraron que el Gobierno garantizará la seguridad en las calles para la gente que quiera congregarse. Si bien el respaldo de los autoconvocados es "a la democracia", existe en realidad una intención subyacente de apoyar al Gobierno, ya que señalan que el kirchnerismo tiene la intención de generar un clima de desestabilización contra Macri.

El temor de algunos sectores en el Gobierno es que la marcha se transforme en un fracaso de convocatoria, por ser un sábado y porque nadie institucionalmente la está convocando. Además, temen que existan sectores que quieran infiltrar la marcha y generar violencia para perjudicar a Cambiemos y a Macri.

Los llamados "blogueros" que convocaban a las marchas de oposición al kirchnerismo hace algunos años tampoco están movilizando las redes sociales. Entienden que no es conveniente convocar a las calles en esta coyuntura.

Por un lado, dicen, sería "medir fuerzas" contra el paro general del 6 de abril y contra las marchas recientes de la CGT, los docentes, las mujeres y los piqueteros. "Entras en una lógica populista de competir sobre quien pone más gente en la calle, entonces cada uno tendrá que hacer una marcha más grande para ganarle a la anterior, y ahora hay que poner las energías en gobernar. Es una política que atrasa", aseguró Luciano "Lucho" Bugallo, asesor de temas agropecuarios de Carrió y uno de los impulsores de aquellas marchas de oposición al kirchnerismo.

Lo mismo opinan los referentes macristas de La Solano Lima, que también impulsaban aquellas manifestaciones y tienen un origen peronista, hoy cercanos a Macri.


Recomienda esta nota: