11/01/2017

El mundo

Assange reveló que Temer fue informante de EE.UU.

El fundador de Wikileaks asegura que Washington aportó tecnología para alentar desde las redes sociales la destitución de Dilma Rousseff.
Ampliar (1 fotos)

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, aseguró que cables filtrados del Departamento de Estado dieron cuenta de que, desde 2006, el presidente brasileño interino, Michel Temer, mantuvo reuniones privadas en la embajada estadounidense durante las que habría entregado información reservada a cambio de apoyo político de Washington.


Según el técnico informático, asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, el primer mandatario brasileño “pasó cuestiones de inteligencia política” de su país con el objetivo de “construir una relación para intercambiar información”.


No obstante, aclaró que la información filtrada “no permite decir" que Temer "es un espía pago por el gobierno estadounidense” porque “no hay pruebas de ello”.


Assange reveló además que las manifestaciones contra la presidenta destituida Dilma Rousseff fueron fogoneadas por las redes sociales a través de “robots” informáticos, "algo que en América Latina no ocurre sin apoyo estadounidense".


En una entrevista publicada en el portal Nocaute, Assange aseguró que “si uno mira cómo actúa el espionaje militar norteamericano en América Latina”, podría afirmarse que “Brasil es el país latinoamericano más espiado” por ser la “economía más grande” de la región. Y Agregó: “Alguno imaginará ingenuamente que debe ser Venezuela o Cuba, porque históricamente fueron adversarios de Estados Unidos, pero no".


"Con esta información, el Departamento de Estado puede hacer maniobras en defensa de los intereses de las grandes empresas americanas de petróleo, lo que no necesariamente está alineado al interés de Brasil. A Dilma la espiaban por razones políticas, es una mezcla de búsqueda de información financiera con contexto político", estimó Assange, que actualmente es buscado por la justicia sueca por una denuncia de violación, que el activista considera un argumento para ser extraditado a Washington.


Recomienda esta nota: