01/02/2017

Opinión

Ganar en Quito no es una misión imposible para Atlético

Lavallén deberá manejar muy bien tácticamente al equipo para no sufrir el desgarre de la altura. Opina Salvador Ragusa.
Ampliar (1 fotos)

Escribe Salvador Ragusa. Atlético deberá tener en cuenta la altura de Quito, que sin ser la altura de La Paz, de Oruro o Potosí, golpea bastante en ese estadio Atahualpa, cuya cancha tiene medidas internacionales y con un césped inglés “quita piernas”, y cuyos vestuarios tienen una escalinata que en los segundos tiempos parece interminable para acceder al campo de juego.

 

En Ecuador, Lavallén deberá manejar muy bien tácticamente al equipo para no sufrir el desgarre de la altura. Hay que hacer una salvedad con Quito, y es que esta es una ciudad que no es tan seca como la altura de Bolivia y en el ambiente hay una mayor humedad. Además, al jugarse de noche hay menos smok, lo que es otro punto importante a tener en cuenta.

 

Ganar en Ecuador no es imposible, pero para eso deberá el entrenador Decano plantear un partido muy inteligente, y corregir los errores defensivos en esos 2800 metros de la hermosa y atrapante ciudad de Quito, de la cual, admito, alguna vez me enamoré.

 

Inteligencia y tenencia de la pelota son la clave, y hacer de cuenta que se juega con dos o tres jugadores menos cuando se hace el desgaste de atacar, pues el esfuerzo de los que pican al gol hay que compensarlos con el resto teniendo un equipo bien compacto y trabajando en bloque, permitiendo la recuperación del que hizo el esfuerzo.

 

La ventaja es de entrada para El Nacional que cosechó un buen empate de visitante, pero para el buen equipo de Atlético ajustando errores y potenciando virtudes no es una misión imposible.

 

Sin embargo, los ecuatorianos llegaron poco y convirtió dos veces en Tucumán. Atacar es herir de muerte al rival. Enfrente, Atlético mereció más, pero merece y casi no gana partidos. La inocencia de la defensa y su arquero lo dejaron al borde de la eliminación. Así, El Nacional con poquito se puede llevar mucho en esta primera etapa de la Copa.

 

* Salvador Ragusa: entrenador rosarino, dirigió 41 clubes a nivel nacional e internacional, entre ellos a Atlético Tucumán durante el año 1997 en el Torneo Nacional B.



Recomienda esta nota: