06/03/2017

Opinión

Por Daniel Enrique Yépez

El macrismo y la destrucción de la Educación Pública

El futuro inequitativo y anti-educativo que imagina el macrismo es inviable si no se destruyen previamente los fundamentos materiales y simbólicos de las conquistas sociales y los derechos universales provistos por el Estado.
Ampliar (1 fotos)

El macrismo y la destrucción de la Educación Pública.

Por Daniel Yepez * | La panacea del crecimiento económico en el segundo semestre de 2016 sigue sin aparecer, mientras la recesión del 2 al 3% refuta los aguados pronósticos de los oráculos de la dependencia económica, al finalizar el primer año de gestión de la “revolución de la alegría”. La inflación sobrepasa el 40%, agudizando los indicadores de carestía y generando en los asalariados formales una caída entre el 12% y el 18% de sus ingresos reales, en consonancia con una tasa de desempleo que supera el 20%, encaminándolos hacia una desigualdad similar al 2001. Desnudando la mentira de “pobreza cero” -en sólo doce meses- cayeron en el infierno de la indigencia más de un millón de compatriotas. Este festival de corrupción y latrocinio institucionalizado por parte de los funcionarios macristas -saqueadores seriales de los bienes del Estado-, de los recursos públicos y del patrimonio social, natural y territorial de la nación, es respaldado por una campaña mediática, destinada a mantener al pueblo argentino prisionero de la ignorancia y la alienación.

Macri aún no rindió cuentas sobre el sostenido fraude fiscal que practica de antaño con su familia y grupo de amigos, a través de los carteles off shore que montó en paraísos fiscales como Panamá. Su vicepresidente escondió bolsos con dólares de dudoso origen, utilizando los helicópteros del estado para depositarlos de contrabando en cuentas secretas extranjeras. El titular del Banco Central arrastra un cajoneado proceso por el fraudulento manejo de la deuda pública y el jefe del Banco Nación participó en las malversaciones de los fondos buitres. Por su parte, el secretario de energía suscribe contratos con sus amigos de Shell, imponiendo impagables tarifas a servicios esenciales como luz y gas, mientras los grandes monopolios que concentran alimentos estrangulan al consumidor a través de una descontrolada suba de precios.

La manipulación de los fondos públicos le fue útil -entre otras cosas- para sobornar a la dirigencia corrupta de la CGT, permitiéndole a la burocracia sindical proseguir con la turbia administración de las obras sociales, a fin de frenar la lucha y movilización de los trabajadores. Este “presidente” que dice respetar la institucionalidad republicana, no sólo se maneja con autoritarios decretos de “necesidad y urgencia” al mejor estilo de los Onganías o Videlas, sino que, alimentando el cretinismo parlamentario actual, se desespera por terminar de reducir el Congreso Nacional a una oficina de favores para aprobar sus leyes. En el plano judicial, promueve la renuncia de jueces adversos, disciplina a fiscales honestos y solapadamente negocia los temas conflictivos con esa grotesca comparsa denominada “Corte Suprema”. Infalible manera de recibir protección judicial frente a cualquier investigación sobre su doloso enriquecimiento personal.

La declamada imparcialidad, la garantía de trabajo a comunicadores opositores y la “libertad de prensa” fueron barridas de un plumazo, represión mediante, luego de la autoritaria supresión de la Ley de Medios. Las principales corporaciones mediáticas no sólo intoxican cotidianamente con noticias falsas o tergiversadas a la ciudadanía a fin de sostener lo insostenible, sino para ampliar su influencia con la próxima regulación del cable, los satélites, la telefonía y el fútbol. La contracara de este blindaje mediático es el ocultamiento de la criminalidad, de la pobreza y desesperación de los más vulnerables, favoreciendo la creciente desocupación, la marginalidad y la miseria material y espiritual en el tejido social. Para no dejar cabo suelto, utiliza las fuerzas de seguridad para propinar palos, balas y cárcel a la protesta social -siendo su víctima propiciatoria Milagro Sala-; mientras negocia sistemas de poder y coimas con las cúpulas policiales ultra-corruptas, las cuales no sólo afianzaron su connivencia con el delito, sino que también son responsables de la creciente inseguridad.


Este no es el fin, sino el comienzo… del trabajo sucio 

Quienes desde la ingenuidad, o peor, desde la colonización cultural piensen que todo está dicho se equivocan. Acuciados por una desastrosa gestión política y por el descenso vertical de su intención de voto, en el corto plazo el macrismo intentará revertir la caída del consumo tratando de amarrar el tipo de cambio a un precio artificial del dólar, lo cual (piensan) abrirá paso a una efímera primavera económica hasta las próximas elecciones legislativas. Al mismo tiempo y a fin de apuntalar el jaqueado poder de compra popular, comprometerán el gasto público endeudando la nación y las provincias para palear el enorme déficit fiscal (6-8% del PBI) que arrastra este gobierno.

Esta macabra danza de recolonización económica afecta el 11% del presupuesto nacional, pues uno de sus rubros más importantes el pago de los intereses usurarios de la deuda externa. Situación que estimula la fuga de capitales, abre las importaciones, quiebra el desarrollo industrial autónomo y desfinancia empresas públicas como Aerolíneas Argentinas o Yacimientos Petrolíferos Fiscales. De este modo, a dicho déficit se agrega el deterioro de la balanza comercial, el derroche de divisas y la fractura entre inflación y tipo de cambio, perversiones económicas cuidadosamente ocultadas a una población prisionera de la estupidización televisiva y la desinformación.

Lo antedicho es el corolario de la primera parte del trabajo sucio que Macri inició ni bien asumió el poder, cuando graciosamente y al mejor estilo de patrón de estancia, eximió del pago de retenciones a la rosca oligárquica latifundista y minera. Escandalosa decisión unilateral que le privó al Estado de una recaudación impositiva que superaba los 86 mil millones de pesos anuales. No es extraño, entonces, que este ciclo vicioso de restauración oligárquico-imperialista se retroalimente continuamente con hechos vergonzosos como la condonación de la deuda del correo argentino, a su progenitor.

El objetivo final de este nuevo estatuto legal del coloniaje, -parafraseando a don Arturo Jauretche-, es sembrar la ruina definitiva de la Argentina como nación soberana. Implica transformarla en una colonia sin derechos, sometida indefinidamente al vampirismo internacional y al imperialismo anglo-sajón. Implicar separar nuestra patria de su destino histórico latinoamericano, reduciéndola a una endeudada factoría aislada de sus naciones hermanas y tributaria de la codicia internacional impulsada el capitalismo salvaje.

Estos promotores de la entrega nacional ignoran que están sentados sobre una bomba de tiempo, cuyos efectos son impredecibles. En este marco, donde la contradicción fundamental se cocina a fuego lento, la dirigencia del PRO y sus aliados radicales -venales traidores al legado de Yrigoyen-, se disponen a motorizar una campaña electoral adversa. Aunque cuentan con el respaldo de un cuádruple poder fáctico: el latifundio, la banca, la rosca judicial y la corpo mediática, su única esperanza posible -en un escenario de creciente repulsa- tiene el rostro de Jano: por una lado, azuzar las tentaciones y la miseria política individualista y divisionista de ciertos “cuadros” y candidatos enquistados en el movimiento nacional, sin fidelidades, ni patria, prestos a seguir el camino de Judas Iscariote. Por otro, un aliado consecuente de esta desgracia social y política que castiga al pueblo argentino, es el enorme peso que tiene a su favor la alienación ideológica y el analfabetismo funcional y político que portan importantes sectores de la clase media (media tonta, reaccionaria y gorila, como la impresentable presidente de ese sello de goma que es la FUA, por ejemplo); concomitante a la sistemática manipulación de sus subjetividades, de la que son víctimas los grupos más desposeídos y vulnerables de la sociedad.


Destruir la Educación Pública 

Pero el trabajo sucio no se completará, si no se destruyen dos de los grandes espacios públicos de la sociedad argentina: la Educación y la Salud públicas, originados cuando se unificó el estado-nación al finalizar el siglo XIX y consolidados por los dos grandes movimientos nacional-populares de la primera mitad del siglo XX. El futuro inequitativo y anti-educativo que imagina el macrismo para la Argentina, consonante con la terrible desigualdad de México, la precarización laboral de Perú, las miserables jubilaciones de Chile o la marginalidad social de Colombia, es inviable si no se destruyen previamente los fundamentos materiales y simbólicos de las conquistas sociales y los derechos universales provistos por el Estado de Bienestar, el capitalismo de Estado, el desarrollo auto-centrado, la distribución de la riqueza, la solidaridad social, la igualdad de género, el respeto a las diversidades multiculturales y a nuestros mayores en el marco de una Patria Grande emancipada, que aún sobreviven -a pesar de ellos- en el imaginario popular.

Para formar un sujeto egocéntrico, hedonista, consumista, deshumanizado, analfabeto funcional, prisionero de los sentidos comunes más nefastos; de instintos primarios e irreflexivos donde la violencia (material y simbólica) sustituye a la palabra, entrenado para responder a los condicionamientos de este nuevo conductismo reaccionario y alienado que propone el modelo civilizatorio neo-neo (neoliberal y neo-conservador) en la era del despojo -como bien señala Adolfo Gyllis-; es necesario borrar del inconsciente colectivo la noción de Instrucción Pública, de educación del ciudadano y la cultura escolarizada gratuita, obligatoria e igualadora, como así también todo vestigio de conciencia nacional emancipadora, que emergió entre las grietas del discurso pedagógico sarmientino, dominante en el Sistema Educativo desde su creación.

Para manipular un humanoide desconectado de su propia realidad y amamantado desde su más tierna infancia con la pseudo información viralizada por las corporaciones mediáticas durante las 24 horas; no sólo se requiere de una “pedagogía” orientada hacia la creación de conciencias anti-solidarias, racistas, prejuiciosas y competitivas, penetradas de negaciones ideológicas y marcadas por la “iniciativa propia” y el “esfuerzo personal”, donde el otro, lejos de ser un próximo prójimo -como decía Benedetti-, sea el rival a eliminar para salir primero; sino que es fundamental destruir el Sistema Educativo Nacional, centralizado público, estatal e irrestricto, creado por el roquismo. Dicho en otras palabras, para formatear la conciencia de niños, adolescentes y jóvenes marcados por la soledad existencial, la ausencia de utopías, de pensamiento crítico y de una conciencia autónoma latinoamericana, es necesario suprimir la enseñanza de las relaciones humanas sobre-determinadas por su contexto, como así también las interacciones históricas, sociales, culturales, estructurales e intelectuales, basadas en la desigualdad de clase y género, que dolorosamente atraviesan el pasado y presente dependiente, así como el futuro inescrutable, de los seres humanos que habitan este lado del mundo.

No sólo es la maldad de “gobernantes insensibles” o errores de gestión, lo que implica este planificado maltrato a los maestros, sino la presencia de un estratégico programa educativo. El macrismo sabe muy bien que el afianzamiento del neoliberalismo en todos los órdenes de la sociedad, exige un drástico deterioro de la enseñanza estatal, encabezado por la precarización laboral, puesto que en ese ámbito predomina -más allá de la volátil conciencia política de muchos docentes- una fuerte oposición a la prédica neo-neo. Cuenta con el apoyo de los grandes medios, hostilizando a los maestros para enfrentarlos con la población, pues sus cagatintas los presentan como sector que abusa de privilegios, elude obligaciones y aprovecha el ausentismo. No ofrecen pruebas de esas calumnias y ocultan las adversas condiciones de trabajo que prevalecen en la mayoría de escuelas, colegios y universidades públicas. Omiten la esforzada lucha de los docentes -tanto públicos como privados- que impidió la destrucción de la educación pública. No olvidemos que las Carpas Blancas de los ´90s neutralizaron la degradación educativa impulsada por el Banco Mundial el Fondo Monetario Internacional y el menemismo.

Macri pretende reiniciar ese desguace. Por eso implementa censos concebidos por las consultoras privadas, para establecer los rankings escolares que preceden a la privatización. Es totalmente falso que “los docentes no quieran ser evaluados”. Simplemente se oponen al desguace que prepara el gobierno. Bullrich ha confesado que promueve una “segunda campaña del desierto”, en el ámbito educativo. Horrible eufemismo que, por otra parte, no es ninguna novedad. Basta con estudiar detenidamente los efectos de tierra arrasada que dejó su política educativa en la ciudad de Buenos Aires, cuando Macri fue su jefe de gobierno, para saber de qué está hablando. Los niños hacinados en “aulas conteiner”, sin ventilación, mobiliario, ni útiles escolares adecuados, lo dice todo. Pero no nos engañemos, lo que realmente tienen en mente y no lo dicen, es el modelo chileno de endeudamiento de las familias para costear los estudios, aunque se presenten como adalides de una educación pública de calidad. Con el cinismo propio de sentirse dueños del país, declaran su propósito de contener la emigración de alumnos a los colegios privados, enunciado que choca con el mantenimiento de los subsidios a las escuelas pagas y con la abrumadora distribución de cargos entre directivos provenientes de ese sector. El gabinete de egresados del Cardenal Newman que maneja el país, ni siquiera conoce dónde quedan los colegios del estado.

El intento político de Cambiemos es perpetuarse en el poder para crear un consenso privatista que naturalice la fragmentación y exclusión escolar. Necesita de un tiempo prudencial para instaurar creencias elitistas, que colisionan con la extraordinaria historia de la educación pública argentina. Para promover la sostenida expansión de una enseñanza privada reaccionaria, el bloque conservador necesita socavar la subsistencia de la calidad educativa existente en colegios y universidades públicas, a pesar de sus menguados presupuestos.

En ese sentido no podemos obviar el des-financiamiento de la educación superior. Primer eslabón de la campaña para arancelar el grado universitario e imponer el ingreso restringido. Insisten con el “alto costo” de las universidades públicas -con bajas tasas de graduación-, en proporción a los ingresantes y el malgasto en estudiantes extranjeros. No comparan esas “pérdidas” con los millones de dólares transferidos a los parásitos del sector financiero, ocultando que los fondos buitres este año recibieron una suma dos veces y media superior al presupuesto de todas las universidades estatales. En lugar de proponer programas de becas y subsidios para aumentar el porcentaje egresados, Cambiemos piensa en la expulsión de los pobres y “sobrantes”, porque la universidad no es para todos. Su objetivo es despolitizar, embrutecer y alienar a la población estudiantil que sobreviva al ajuste.


Meditaciones finales 

No sólo de nosotros los docentes, depende impedir que el macrismo arrase el Sistema Educativo. Es urgente convocar al pueblo argentino en su conjunto, a una lucha sin tregua ni cuartel, en defensa de la educación pública, gratuita e igualitaria, abierta al pueblo y al servicio de los intereses nacionales. Por lo mismo, también es urgente participar activamente de las luchas, huelgas y movilizaciones que convoca la docencia argentina pública y privada y sus organizaciones sindicales en lo inmediato, para enfrentar a los sepultureros de los espacios públicos de la sociedad.

En ese sentido, si bien es un logro importante haber convocado las paritarias docentes en nuestra provincia, es altamente peligroso no hacerlo en el marco de las paritarias nacionales, no sólo porque se viola una normativa nacional que defiende y actualiza nuestros haberes, sino porque ello legitima la política de fragmentación educativa que persigue la gestión del PRO y sus secuaces.

Sin duda, es un avance importante haber logrado un 21% de aumento salarial sobre el sueldo básico, pero no debemos olvidar que no pertenecemos a una ínsula educativa desconectada del sistema educativo nacional, hoy transformado en blanco predilecto de los CEOs macristas. Por lo tanto, también puede resultar no aconsejable convocar desde el ministerio provincial de educación, al comienzo de clases en un día de huelga y movilización docente en todo el territorio nacional. En el mismo sentido equívoco -a mi juicio-, se pronunciaron los gremios educativos participantes de esa encuentro, cuestión más sugestiva aún, pues más allá de las formalidades de circunstancia, su obligación es ponerse a la cabeza de las movilizaciones y paros que llegan anticipando los peligrosos “idus” de Marzo que le esperan a este desgobierno.


* Licenciado en Pedagogía; Magíster en Ciencias Sociales, Orientación Historia; Doctor en Ciencias Sociales, orientación Historia de la Educación. Docente-Investigador de las Universidades Nacionales de Tucumán y Jujuy. Profesor del Nivel Terciario de Formación Docente, Escuela Normal Superior Juan B. Alberdi, de San Miguel de Tucumán.




Recomienda esta nota: